CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

HASTA SIEMPRE AMIGO CHESCO


¡ALGO SE MUERE EN EL ALMA, CUANDO UN AMIGO SE VA!

Tras pasar varios días del fallecimiento, hoy ya me encuentro apto para poder escribir unas breves líneas sobre la persona que hace unos días, y de manera desagradable, se nos marchó. Se trata de Francisco José Palacios Álvarez “Chesco”. Hermano de la Hermandad del Rosario y defensor del andalucismo en Alcalá, durante toda su vida. Pero quizás muchas personas no supieran la buena familia que formó, con su querida Mely, quiénes ahora después de unos tres años se han vuelto a reencontrar en lo más alto de Alcalá.

Tras conocer la ingrata noticia, mediante llamada de amigos personales, lo primero que rondó por mi cabeza, fueron los años que hemos tenido el placer de conocernos, y pasar juntos. Bien en la Hermandad, bien en el Partido Andalucista. Años que fueron de aprendizaje, nunca mejor dicho por su gran labor como docente, cientos de horas y momentos compartidos, que volvieron a la mente por unos instantes. No hay mayor dolor, que despedir a un amigo.

De Chesco, como todos le conocemos, podemos hablar mucho, pero sería innecesario. Mejor hablamos del legado que ha dejado en Alcalá. De sus dos niños, que durante mucho tiempo supo enseñarle el camino que recorrer. Fran y Ana. Dos bellas personas, con mucho mundo por delante. Y sus nietas, ¿qué dirán ahora?. Pues que se ha marchado con su abuela, y al lado de su Virgen del Rosario y su Cristo, orante en el huerto.

Querido amigo Chesco, ahora que estás al lado de los nuestros, dale muchos besos a mi querido padrino Manolo Díaz Salazar, que hace meses se nos fue y lo despediste con entereza en la Capilla Salesiana.

Hasta siempre amigo!!
Descansa en paz.

Alejandro Calderón Sánchez