COMERCIOS ALCALA

COMERCIOS ALCALA

CRÓNICA Y GALERÍA HERMANDAD DE JESÚS NAZARENO


LA HERMANDAD DE JESÚS, LA DEVOCIÓN DE UN PUEBLO

Con paso firme y siempre de frente, el Nazareno de Alcalá recorre las calles del pueblo con su cruz a cuesta. Le siguen San Juan y la Virgen del Socorro, pero en búsqueda del Nazareno, van unos Judíos que lo prendieron a las claritas del día.

GALERÍA GRÁFICA: ALEJANDRO CALDERÓN
Son las dos de la mañana. El capitán de la Judea de Alcalá, pega dos aldabonazos en la puerta de la Parroquia de Santiago. El silencio acogedor hace que se vivan momentos de intimidad y oración ante la salida del Nazareno. Una cohorte de hermanos nazarenos, con temple serio, comienzan su caminar por las calles de Alcalá, recorriendo en pleno silencio unas oscuras calles que rebozan de devoción, hacia la imagen de Jesús. Siempre acompañado, por devotos, hermanos y fieles.

San Juan le sigue los pasos, muy elegante en su andar, aunque no lo coge de cerca hasta la llegada al Monte Calvario, donde realiza el encuentro ante su Madre del Socorro, y le llama dando la noticia que a su Hijo lo han prendido en el Puente que lleva su nombre. Unos judíos traidores que con una burla le revoleaban la bandera, hasta que consiguieron cogerlo para llevarlo hasta Pilatos.

Con su cruz a cuesta, el Nazareno lleva todo el peso del pueblo. Una tradición que marca los hitos de una Hermandad que sigue creciendo, tanto en número de Hermanos como en la ayuda a los demás con esa grandeza de la Obra Social de El Ropero del Socorro.

Jesús Nazareno, la gran devoción de Alcalá.