CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

DESDE OROMANA: ¿EXISTE CASUAL?


SUSPENSIÓN O CASUALIDAD POLÍTICA

La actividad deportiva “III Día del Deporte en la Calle”, ha sido suspendida por la previsible mala climatología que se espera para el próximo sábado. Hasta ahí, todo puede parecer lógico. Pero como ya conocemos los bueyes con los que aramos, al conocer que la fecha que se está proponiendo de forma sibilina para su celebración, 27 de abril, bien pudiera coincidir con la jornada de reflexión de las próximas elecciones generales, uno tiende a pensar mal.

Empiezo a barruntar que lo mismo, el gobierno municipal, por cierto, magnífico experto en vender lo más invendible mediante fotos resultonas y vacías de contenido y en seguir mintiendo para seguir vendiendo el presunto trabajo que en el peor de los casos no existe y en el mejor de los casos hacen otros, pues lo mismo propone esa fecha para aprovechar esta jornada deportiva y enmascarar una jornada de exhibición electoralista, justo el día en que precisamente está prohibido y cogiendo a contracorriente a todo el mundo.

Evidentemente, la señora Jiménez Contreras no va a mover un solo dedo por hacerle campaña a Pedro Sánchez a menos que se vea obligada a ello, sabiendo como es público y notorio quién es su “Alma Máter” y protectora universal de los ochos reinos andaluces, pero es igual de obvio reconocer que un buen resultado en abril, tiene más connotaciones positivas que negativas para ella, con la vista puesta en el 26 de mayo.

Y como uno ya no es nuevo en ésto, pues tiende a pensar mal, que con el gobierno municipal casi siempre es sinónimo de acierto. Tengan cuidado, queridos deportistas alcalareños, que lo mismo hay quienes les utilizan electoralmente. Y tengan cuidado todos los grupos políticos municipales, no sea que el gobierno municipal vuelva a ganar la partida de los listos...o de los “listillos”.

El aviso ya está dado; aviso a navegantes y recomendación de buscar otra fecha. Porque si suelta pelos como un gato, maúlla como un gato y come como un gato, igual resulta que es un gato.

Alejandro Calderón Sánchez