PLAN INDUSTRIAL ANDALUCIA

PLAN INDUSTRIAL ANDALUCIA

MIÉRCOLES CUAREMALES – LAS DONACIONES PARA NUESTRAS HERMANDADES


CUANDO LOS HERMANOS, COFRADES Y EMPRESARIOS SE COMPROMETEN CON LAS HERMANDADES

En tiempos cuaresmales es buen momento para depositar nuestra mirada en los grandes detalles que existen en las Hermandades. En los buenos y en los malos, en lo bien que se encuentran nuestras imágenes o en lo mal que están algunas casas de Hermandades o Parroquias, y decir para nosotros mismos, ¡hay que ver el tiempo que no pasaba por aquí!. Ahora en estos días de cuaresma es cuando mejor uno se puede dar cuenta de estas cosas. Estos detalles son los que hacen diferente cada Cuaresma o Semana Grande.

En tiempos de bonanza económica, muchos empresarios, hermanos o cofrades, sacaban de cualquier lugar, esos pequeños donativos para paliar un poco mejor la economía y desembolso que tienen que realizar las Juntas de Gobierno para poner en valor el trabajo que cuesta estar un año al frente de una responsabilidad. No sólo es Hermandad en Cuaresma, sino el resto de los 325 días restantes. Cada Hermandad tiene ante sí, mantener a lo largo del año todo debidamente controlado, no ya los enseres o imágenes sino a esos Hermanos que necesitan de su ayuda, es lo que llamamos la Bolsa de Caridad, esa Bolsa que debe pesar siempre mucho para ofrecer lo mejor a cada familia necesitada.

Pero siempre existe, aquella familia, o hermanos cofrades que con sus donaciones, hacen que cada año las Hermandades puedan lucirse un poco mejor en su Estación de Penitencia. No existe Cuaresma alguna o salida procesional que no haya estreno, por muy pequeño que sea. Y para que ese relucir sea positivo, tenemos que darnos cuenta del buen trabajo, siempre en silencio, que realizan los mayordomos o Hermanos Mayores de las Hermandades. A quiénes les tocan siempre realizar esa llamada que en la mayoría de las ocasiones saben realizar, es por ello que tenemos que estar agradecidos a ese trabajo, que de manera altruista y constante vienen llevando a cabo.

Y para que el patrimonio de las Hermandades siempre se encuentre en el mejor estado de conservación posible, son necesarias esas donaciones o aportaciones. En los buenos y en los malos momentos, conservar el patrimonio es obligatorio pero ¿cómo era eso de que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda?

ALEJANDRO CALDERÓN SÁNCHEZ