COMERCIOS ALCALA

COMERCIOS ALCALA

NUESTRA PREFERIA: EL COMIENZO DE TODO.


EL RECINTO FERIAL DE SAN JUAN SE CONVIERTE EN UNA PEQUEÑA CIUDAD

La llegada del mes de mayo, es la fecha que da comienzo a todo un montaje y preparar el recinto ferial para sus días grandes.

El recinto ferial de San Juan, ubicado al lado del pulmón verde de Alcalá, comienza sus primeros preparativos para vestir con sus mejores galas y recibir a cientos de alcalareños y visitantes, esa pequeña Ciudad efímera que disfrutaremos del 29 al 02 de junio. Una Ciudad que se construye merced a los grandes profesionales, que desde diversas empresas ponen todo su cariño para que salga a relucir ese trabajo que no se ve, pero que durante todos los días de Feria se aprecia.

Personas que dedican sus esfuerzos y que dan el do de pecho, para que el recinto se convierta como si estuviéramos en el mejor lugar acogedor de nuestras casas. Y es que ese ambiente es el que ya se respira por el Real de San Juan donde, desde trabajadores municipales de diversas Delegaciones Municipales, hasta la empresa alcalareña Alcalá Gino, con Manolo Muela al frente de la misma, pasando por esos profesionales que ponen la mejor luz y decoración de Iluminaciones Ximénez. Todo un gran equipo que realizan sus labores poniendo lo mejor de cada uno, y la ayuda imprescindible en cada momento.

Para que todo esté resplandeciente, hace falta contar con un buen equipo de organización y coordinación. Cada uno ajustando los tiempos, y dando soluciones a los diversos problemas. Desde el Plan Coordinado de Feria para los cuerpos de seguridad, hasta los trabajos incesantes de los técnicos municipales, estamos hablando de tres pilares fundamentales: Javier Asencio (coordinación general), Isaac Muñoz (administración Fiestas Mayores) y Luis Miguel Rivera (Protocolo Municipal). Ellos conjuntamente con los empleados municipales, hacen que ningún detalle se pase, para engalanar una Ciudad que disfrutarán miles de alcalareños, durante cuatro intensos días.

Esos primeros días, es la Feria que no se ve pero que cuando llega esos momentos se aprecia y se vive. Luego llegaran desde montadores de casetas, vehículos de reparto, camareros, pintores… un largo de trabajadores y amigos, que con arte y convivencia logran hacer de cada caseta el mejor rinconcito de una Ciudad. Pasear estos días por el recinto es bastante fácil pero a medida que pasen los días la complejidad será mayor.

Ya mismo podremos decir, ¡¡Ya huele a Feria!!

ALEJANDRO CALDERÓN SÁNCHEZ