COMERCIOS ALCALA

COMERCIOS ALCALA

ALCALÁ OPINA: POR PABLO RODRÍGUEZ


CRÍTICA Y AUTORIDAD MORAL

Todos tenemos derecho a ejercer la crítica, pero habría que pensar antes de valorarla, en la autoridad moral de quien la ejerce. Es fácil poner a caldo a alguien por redes sociales, como fácil es la falta de respeto y el insulto abierto que sucede a un comentario de nivel de barra de bar, que queda como cátedra por haber sido escrito en lugar de dicho y que tiene una falsa repercusión social, al creer el populacho que lo leído en redes es lo que piensa la mayoría. 

En redes sociales hablan cuatro, que siempre son los mismos y que lo hacen mucho, con la esperanza de influir en los demás. Son adalides de los derechos, de la verdad absoluta (la suya, evidentemente) y terminan asumiendo que sólo pueden causar daño moral a aquellos que han vencido, convencido o decidido sobre cualquier asunto en la vida real. 

Medios de comunicación de nuevo cuño y mandados como brazo ejecutor hacia quienes gobiernan, trabajan en lo público y deciden el destino de la ciudad, sólo porque hace tiempo que se terminó el tiempo donde ellos mismos andaban por esos lares. Pseudos héroes que bajo la bandera del partidismo sentencian más que opinan y que poco o nada aportan en el día a día o gentuza que simplemente, odian que sus conocidos íntimos tengan éxito. 

Ejercer la crítica, con respeto, con conocimiento de causa y con la autoridad moral que te da tu trayectoria y tu propio equipaje es una cosa y lo que hoy se ve es otra muy distinta. 

Pero tranquilos queridos amigos, son cuatro o cinco, no más. Pesados, interesados y con mala uva, pero cuatro o cinco. Por eso y sólo por eso, lo único que les queda es darle al teclado del móvil.