COMERCIOS ALCALA

COMERCIOS ALCALA

ALCALÁ OPINA: EN BUSCA DE LA CIUDAD QUE QUEREMOS


ALCALÁ DEBE TRABAJAR PARA CONVERTIRSE EN GRAN CIUDAD

El reto del gobierno será trabajar para bajar la tasa de paro y un mejor desarrollo económico, así como abanderar grandes proyectos para una Alcalá más sostenible, igualitaria e inclusiva.

ALEJANDRO CALDERÓN SÁNCHEZ

Para los mayores de Alcalá, nuestra Ciudad a veces se sigue denominando como pueblo, y es que esas tradiciones antiguas siempre quedarán para los “viejos” del lugar en la memoria. Muchos de ellos, quizás no se acuerden lo que realizaron ayer, pero sí lo que vivieron durante su infancia, y el crecimiento de Alcalá.

Remontándonos en los últimos 27 años Alcalá ha sufrido una gran transformación tanto en algunas infraestructuras como en el crecimiento poblacional, por lo que siempre ha sabido levantarse, superar las crisis económicas que azotaron el país y reinventarse a partir de la última transformación. Quizás fueran los años donde en Sevilla había transcurrido hace poco la gran Expo 92. Nuestra Ciudad fue un claro exponente en esos años y fueron los que sirvieron para sentar las bases de unos suelos industriales y abrir las puertas a esas empresas internacionales que se ubicaron en Alcalá.

Aunque no sea nada fácil, pero tampoco imposible, Alcalá debe estar nuevamente bien posicionada para conseguir estar entre los puestos de salida y volver a situarla como referente nacional, no solo en lo industrial sino en económico, patrimonial y cultural. Y eso es lo que persiste este nuevo Gobierno Municipal (PSOE-CS) con la puesta en marcha de diversos planes, como ya anunciara la Alcaldesa en su discurso de investidura. Unos planes que junto con la colaboración público-privada, los esfuerzos de los alcalareños y el buen gobierno, deben ser los artífices del nuevo cambio y del avance de una Ciudad que necesita convertirse en Gran Ciudad.

Hay que mirar al futuro sabiendo donde pisamos y nos encontramos. La situación actual que vive Alcalá, en estos momentos con una estabilidad en el gobierno, no es tan alarmante como muchos pintan. Hay unos alcalareños instalados en la queja a todos los movimientos, pero en el escaso compromiso de aportar ideas para sacarla adelante. Y el sentido común a todo, está siempre en término medio.

En el anterior mandato municipal, los últimos cuatros años en minoría y con una oposición bloqueadora al máximo, a pesar de todo Alcalá ha sido capaz de recuperarse, si bien no realizando grandes inversiones, pero sí controlando las situaciones económicas y realizando multitud de micro políticas que han ido beneficiando a los alcalareños en su calidad de vida. Bien sea dicho de paso, que a pesar de todos los parcheos, Alcalá no ha estado dejada de lado, si bien se han ido dando paso a paso.

A pesar de todo, Alcalá se encuentra compitiendo con grandes Ciudades en diferentes materias como turismo, industria, políticas sociales, emprendimientos, infraestructuras culturales  (véase programación Auditorio Riberas del Guadaíra) y deportes, esta es la cara buena de la Ciudad. Pero también debemos argumentar la cara oscura, todo lo relacionado al vandalismo que sufre la Ciudad, al desprestigio que ofrecen algunos sectores de la vida social de Alcalá e incluso por qué no, a la suciedad con la que los alcalareños invaden ciertas zonas.

Este nuevo equipo de gobierno municipal, tiene la asignatura pendiente, de mejorar las infraestructuras en movilidad, tales como la puesta en marcha del Tranvía o Metro de Alcalá y sobre todo la finalización de las obras de la A-392 Alcalá de Guadaíra – Dos Hermanas.

Para lograr estos cometidos que hemos reseñado, Alcalá necesita desprenderse de las etiquetas y también disponer de un liderazgo político que se dediquen, en cuerpo y alma, a trabajar para convertir y posicionar nuevamente a Alcalá en el lugar que nunca debió salir. Por delante quedan cuatros años, y un gran mandato.