COMERCIOS ALCALA

COMERCIOS ALCALA

OBITUARIO: BERNABÉ GÁMEZ NIETO


HA MUERTO UN HOMBRE BUENO

BERNABÉ GÁMEZ NIETO
Y me quedo corto. Será difícil encontrar alguien que no esté de acuerdo con eso. Ha muerto Bernabé Gámez Nieto. Es difícil destacar algo concreto de su figura, de su aportación, de su forma de ser, sin caer en la adoración. Tocó “tantos palos”, trabajó en tantos frentes, ayudó a tanta gente…

Desde sus firmes principios socialistas, desde muy joven, de los más jóvenes militantes de esos años 70 de la creación de la Agrupación Socialista de Alcalá, hacía que nada le fuera indiferente. Líder vecinal en la indomable Asociación de Vecinos de Pablo VI, ugetista en la Base de Morón, en el Comité Local, en su Federación de Construcción. Impulsor deportivo en el Pablo VI, en el Estrella San Agustín, en todos los deportes. Promotor y batallador sin descanso de la Peña Flamenca de Alcalá.

Y militante del PSOE. De todo el PSOE, sin distinguir “familias” o grupitos. Concejal en la primera (tardío) y segunda legislatura, vuelve para ayudar a remontar en la tan difícil crisis de las elecciones de 1995. Secretario Sindical, de Política Municipal, vicesecretario general, y presidente de la Agrupación hasta hace año y medio.  Sus valores eran claros, firmes. Todas las personas son iguales y hay que apoyar más a los más débiles, a los que más lo necesiten, para poder ser iguales. La libertad, la justicia y la solidaridad no son objeto de discusión. Un compañero lo es para siempre. Con ese armazón de ideas afrontaba todos los problemas y daba soluciones.

Era un duro negociador, pero no en lo que ahora se entiende por dura. Era duro porque no se levantaba de una mesa de negociación sin acuerdo. Cuando se llegaba a un punto que parecía de ruptura, siempre decía, “Bueno, vamos a ver, ¿Y si lo planteamos de esta otra manera?” Irresistible, siempre sacaba lo mejor de quien estuviera con él. No le faltaba ingenio para decir algo gracioso cuando la cosa estaba tensa, ni firmeza para levantar la voz cuando lo veía necesario; orador sencillo, pero no simple, capaz de levantar los ánimos cuando todos y todas estábamos de capa caída.

Hemos tenido la suerte de aprender de él, con él. Era nuestro maestro. Y así lo recordaremos, siempre. Tenemos un compromiso con él, no rendirnos, no renunciar a los valores y los principios que hemos mamado. Así será, Bernabé, amigo, maestro.

José Francisco Pérez Moreno