PLAN INDUSTRIAL ANDALUCIA

PLAN INDUSTRIAL ANDALUCIA

CON DENUNCIA O SIN DENUNCIA EL IES ALBERO SIGUE IGUAL


LA DIRECTORA DEL IES ALBERO DA MARCHA ATRÁS Y ANUNCIA QUE PUSO LA DENUNCIA POR ORDEN DE UN SUPERIOR

Cuando se presenta una denuncia (ojo, denuncia, no querella que es otra historia), en realidad lo que estamos haciendo es “darle a un botón” que activa y pone en marcha la maquinaria judicial. Eso es lo que ha llevado a cabo, la directora del IES Albero de Alcalá (antes concejal de IU), hacia un padre que sigue luchando porque el centro se encuentre en perfecto estado de revisión durante todo el curso. Y es donde uno se da cuenta, de que aquí en la vida jugamos papeles, que a veces, se piensa que todo se olvida.

Muchas personas mayores, siempre están argumentando “hay que ver lo malo que es llegar a viejo”, cuando uno piensa que la realidad es otra “es mejor llegar a viejo, que no morir en el camino”. Pues pensando todo lo acontecido por la Plaza del Duque, concretamente en el entorno de los Juzgados de Alcalá, tendríamos que hacer una reflexión a viva voz, para que todo el mundo se pusiera en órbita. Que una persona denuncie a otra por querer mejorar la educación de los jóvenes, creo que no entra dentro de una buena lógica ni con buenas intenciones. Lo malo de todo, es que se hace porque se lo ha mandado un superior, esto ya “chirria un poco”.

Viniendo al caso que nos ciñe el tema, estamos convencido de que suena demasiado extraño, que una persona que trabaja para ofrecer una buena educación en unas excelentes condiciones, y que además tenga a sus hijos estudiando en el mismo centro educativo, es cuanto menos algo curioso. Conociendo los ideales y la lucha de esta persona, en concreto, creo que lleva el pie cambiado, como si estuviera en un desfile militar, o es demasiada obediente a las reglas que le impone los superiores.

La única conclusión que se saca de todo esto, que sea como sea, el IES Albero sigue igual. Que las fuerzas y la lucha por sacar esto adelante no decaiga en esos padres que día a día, desean lo mejor para sus hijos y toda la comunidad educativa.

Mientras tanto, queridos alcalareños, sean felices.

Alejandro Calderón Sánchez