CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

MOMENTOS COFRADES – UN GRAN RECONOCIMIENTO

Enrique Ruiz Portillo, recibe un merecido homenaje por sus 25 años como vestidor de los amantísimos titulares de la Hermandad del Rosario

ENRIQUE RUIZ PORTILLO, JUNTO A LA JUNTA DE GOBIERNO
RECIBE EL RECUERDO
(GALERÍA GRÁFICA: JAIME OTERO, a quien agradecemos
su colaboración)
La Junta de Gobierno de la Hermandad Salesiana, durante el transcurso del almuerzo anual, reconoció públicamente la gran labor realizada por todos estos años, vistiendo a los sagrados titulares de la Hermandad. Enrique Ruiz Portillo, recibió de manos del Hermano Mayor Carlos Rubio, un recuerdo en forma de obra de una pintura del alcalareño Oscar Losquiño, donde se observa la cara bonita de la Virgen del Rosario, y el rostro serio del homenajeado.

RUIZ PORTILLO, JUNTO AL AUTOR
DE LA OBRA, OSCAR LOSQUIÑO
Ser vestidor de unos titulares es un don que la Virgen otorga, si bien es una gran responsabilidad que el propio Enrique Ruiz Portillo  lo afronta cada año y en cada momento, como si se tratase del primer día. Pero son ya 25 años los que ha cumplido, y seguirá cumpliendo porque posee ese Don que solo otorga la Virgen.

Ser vestidor es como vestir a una madre o un padre, un acto íntimo donde requiere de mucho amor, mucho cariño y mucha Fe. Solo quienes poseen ese Don, saben vestir a las imágenes para que luzcan sus mejores galas, no solo en los cultos o salidas procesionales, sino los 365 días del año. Por eso es esencial disponer de amor, cariño y por supuesto Fe.

CON PARTE DE SU FAMILIA QUE NO QUISIERON PERDERSE
DICHO RECONOCIMIENTO
Enrique Ruiz Portillo se encuentra dejando un legado apasionante, que generaciones venideras tendrán la suerte de ver, otros recordaremos en un futuro, y en la actualidad plasmamos para la Historia. Es sin duda el gran momento, de obsequiar con este reconocimiento a una persona incansable, eficaz, trabajadora, innovadora y sobre todo devocional con su labor, que sigue dando mucha muestra de Fe y grandeza.

Felicidades, por estos 25 años, y por los muchos que nos quedan por vivir.

Alejandro Calderón Sánchez