CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

OBITUARIO – QUE SIGA RODANDO LA SONRISA EN EL CIELO ALCALAREÑO

La simpatía, el cariño, la amistad de un amigo y alcalareño

IVÁN GARRIDO LÓPEZ
Un amigo es una persona especial que llega a nuestras vidas y las cambia por completo. Un amigo está al lado nuestro acompañándonos en cada etapa de nuestra vida, compartiendo momentos alegres y tristes, y riendo con nosotros siempre. Tener un amigo hace que la vida sea más fácil. Pero cuando este amigo que queremos tanto nos deja, el vacío que sentimos es grande y superar esta pérdida se hace difícil, más aún cuando ni siquiera nos podemos despedir de él, y dar el aliento a sus familiares.

Al mediodía hemos recibido un mazazo donde nuestro amigo Iván Garrido, partía para el cielo alcalareño, rodando con esa bella sonrisa que le caracterizaba en todo momento, en los buenos y en los malos que hemos compartido. Una simpatía, un cariño y un algo especial que nos unía, siendo casi de la familia y disfrutando de momentos íntimos familiares. Ahora y después de muchos años, vuelves a reencontrarte con tu madre, nuestra querida Pepi, y su inseparable amiga mi tita Chari, esas que se llevaban horas y horas juntas en el Alguadaíra limpiando y pasando buenos ratos.

Cuando pase por esa calle ancha y larga, llamada Duquesa de Talavera, no podré verte, ni saludarte, ni darnos unos apretones, ni soltarme esa sonrisa. Tampoco te podré ver por el Gutiérrez de Alba, con la llegada del Carnaval, o en las salidas procesionales de tu querida Hermandad del Cautivo, pero era demasiado fácil poderte ver, por tu gran estatura.

Sabes que no estamos atravesando buenos momentos, por lo que ya conociste, y me demostraste en ese maldito lugar pegado a los pies de la A-92. Hoy la vida nos la ha vuelto a jugar, pero quédate tranquilo porque todo lo que has hecho en esta vida, ha sido para enmarcar y mantener en la memoria de Alcalá. Bien sabes lo que hablo, y todo lo que me has ayudado en nuestros proyectos.

Ahora desde lo alto del cielo alcalareño, solo deseo que la vida siga rodando como bien lo hacías aquí.

Hasta siempre amigo!!

Alejandro Calderón Sánchez