CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

DESDE OROMANA – SEAMOS RESPONSABLES CON NOSOTROS MISMOS

Responsabilidad

Me ha llamado la atención esta palabra cuando La Voz de Oromana, me ha propuesto escribir este artículo para que nuestros vecinos sean conscientes del momento que estamos viviendo y quizás sea la palabra que mejor exprese el sentimiento con el que debemos abrir la recién estrenada fase 1 en la que ya nos encontramos inmersos.

Responsabilidad. Es tiempo de tomar aire y ser conscientes de qué hacemos pues está en los detalles el arte de protegernos colectivamente. Ese arte del detalle al que estamos acostumbrados en nuestro colectivo, el farmacéutico, el de los boticarios que guardan el poder en los tarros del laboratorio, donde hasta la mirada nos hace saber que algo le ocurre a nuestros pacientes pues en muchos casos nuestra cercanía nos da un trato más de familia que de servicio. Más de 22.000 locales abiertos día a día en toda España que seguimos siendo ese gran primer dique de defensa de nuestro sistema sanitario en tiempo de temporal, aguantando el embate de este enemigo que nos ha tenido a todos contra las cuerdas, pero al que con esa responsabilidad podemos controlar entre todos. Nosotros, armados con esa sabiduría de lo que nuestros pacientes necesitan en su día a día, hemos puesto en marcha cuantas herramientas hemos podido para que los que tenemos a nuestro alrededor no sufran ese embate del temporal, a saber, medicación hospitalaria en farmacia, Medicación en domicilio a pacientes ultra frágiles, dispensación controlada de medicamentos con stock controlado para evitar desabastecimientos, gestión de tratamientos caducados con los centros de salud y podría hacer una lista que llegue al final de este papel. Es nuestra responsabilidad el cuidar de los que nos buscan a diario.

Responsabilidad. Quizás sea un término cuyo peso sea difícil de entender, pero si cambiamos el punto de vista quizás tomemos conciencia de su importancia. Pensemos en las imprescindibles medidas higiénicas: Lavado de manos, mascarillas, toser sobre el codo… Todos pensamos en que con este esfuerzo nos protegemos, pero miremos bien…realmente estamos protegiendo a los demás pues al lavarme de manos no solo evito contagiarme, sino que evito propagar la contaminación al tocar otras superficies, al usar mascarilla no me protejo de adquirirlo, sino que evito que mis gotas respiratorias salgan al ambiente y puedan contagiar a los demás. Es decir, somos responsables no solo de nuestra salud sino de la de todos los que nos tienen alrededor.

Responsabilidad. Quizás suene repetitivo, pero debe ser nuestro mantra. La fase 1 nos llega acompañada de aires de libertad pues abre el comercio, se da rienda suelta a nuestros movimientos provinciales y se nos llama a reactivar el consumo, pero debemos vigilar los detalles. No podemos permitir que los que nos rodean sufran las consecuencias de un desliz, por lo que no reduzcamos las distancias al entrar a los comercios, no sobrepasemos los aforos ni obviemos el uso de los geles o los guantes protectores porque ser detallista nunca estuvo mejor valorado que en estos momentos.

Responsabilidad. Mentiría si dijese que no anhelo el contacto social no solo con mis familiares sino con todos los que considero mis amigos, pero es tiempo de calma. El distanciamiento social es quizás una de las medidas más duras que tenemos que aguantar en esta pandemia, pero es una de las más efectivas en el control de contagios. Esta fase 1 pondrá a prueba a la sociedad pues somos calientes de corazón, pero es tiempo de calma, de tomarnos nuestro tiempo para volver a la normalidad y espaciar nuestros encuentros pues como ya dije, el detalle es clave para evitar una catástrofe sanitaria que pudimos evitar teniendo calma.

Vecinos, yo solo os pido responsabilidad. Y recordad, que siempre bajo una cruz verde de la farmacia encontraréis nuestra mano para que nunca os arrastre el temporal.



Antonio Hoys García
Vocal de Adjunto
Real e Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Sevilla