CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

OCURRE EN ALCALÁ – UN ALUMBRADO ESPECIAL

La noche del pescaíto donde no hubo ni convivencia ni pescado sobre el real de San Juan

ENCENDIDO ALUMBRADO PARA EL RECUERDO
“El silencio de Alcalá en el real de San Juan duele”, esta frase ha sido una de las muchas que en el día de hoy me han trasladado muchas personas y entre ellas nuestro Delegado Municipal de Fiestas Mayores, Enrique Pavón. Una persona que además de ser responsable municipal, es feriante como el que más. Quien lleva desde sus inicios en política municipal la responsabilidad de la construcción del real de San Juan en un gran hogar lleno de 80 familias alcalareñas.

AÑO 2012, SE CONMEMORÓ LOS 25 AÑOS DE FERIA
EN EL RECINTO DE SAN JUAN
Hoy quizás sea uno de los días duros que tiene que pasar en este 2020, pues Enrique Pavón, junto con todo el equipo de profesionales del Ayuntamiento de Alcalá, se desvive para que todo salga casi rozando la perfección. La Feria de Alcalá al igual que todas las fiestas locales y tradiciones, tienen un sentido familiar y sobre todo acogedor. Por ello desde las diversas delegaciones municipales se prepara con cariño y esmero todo lo relacionado con las fiestas. Desde su puesta en funcionamiento hasta días después de desmontaje de cualquier evento como ya hemos mencionado.

Hoy no es un día cualquiera, es la noche del pescaíto en el real de San Juan. Una de las cenas más esperadas por muchos, al igual que lo son las noches del 24 o 31 de diciembre, pero está es más especial si cabe. Es la cena de los brindis por un año lleno de felicidad, el brindis para el recuerdo de quienes se marcharon, el brindis para que la amistad siga perdurando en el tiempo. El brindis de la Feria de Alcalá.

Dale a un botón cubierto de una pieza de Pan de Alcalá, no es nada fácil. Detrás de ese instante, hay muchos nervios. Muchas horas sin descanso, mucho trasiego y sobre todo mucha responsabilidad. Porque cuando los alcalareños mejor se encuentran pasando los momentos, existen personas detrás de todos nosotros, que trabajan y dedican sus esfuerzos por los demás, para uso y disfrute de los alcalareños. Ellos son personas anónimas que se encuentran en un segundo plano, los que nunca quieren salir en las fotos, desde montadores, electricistas, fontaneros, albañiles o pintores. Desde empleados municipales a profesionales del sector, desde políticos hasta funcionarios de confianza. Desde taxistas hasta policías locales, nacionales, voluntarios de Cruz Roja o miembros de Protección Civil.

Hoy comenzaría el disfrute de días en el Recinto Ferial de San Juan, he aquí mi reconocimiento a todos los alcalareños, que siempre lo han hecho posible. Pero este año no ha podido ser, por eso mismo os animamos a que sigamos construyendo en todos, la Ciudad que queremos.

Alejandro Calderón Sánchez