CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

DESDE OROMANA – UNA NOVENA ESPECIAL

El olor a nardos y jazmines nos espera en Santiago

Y llegaron los días más ansiados aunque no los más soñados. Nadie pensaría vivir una novena como la que nos tocará vivir, ni un 15 de agosto sin oler a nardos y jazmines por las calles de Alcalá. Pero ese olor, que se personifica en Madre, este año nos espera en Santiago, porque Ella ha decidido bajar a su pueblo y arroparnos cuando más lo necesitamos. Alcalá lo sabe; se engalanan los aledaños de la parroquia de mano de unos jóvenes enamorados de su Madre para celebrar los días más grandes del año y es que no hay virus en el mundo que pueda con el amor a María.

Todo es poco para nuestra Patrona, no faltan luces, colgaduras, banderas, gallardetes ni plegarias, disfrutando como si nada hubiera pasado a la vez que se ciñen las mascarillas para cuidar los unos de los otros. Cada adorno es una oración, cada nardo un Ave María, esperando que no nos toque de cerca la pandemia que nos acecha, ni volver a vivir un mes de agosto como este pero viviéndolos todos como siempre, con Ella.

Quizás no salga, quizás no la veamos bajo una lluvia de buganvillas y claveles, ni oigamos el revoloteo de sus palomas cuando despiertan en las levantá, pero durante nueve días la tendremos bien cerca, velando por todos los alcalareños, velando por nuestra ciudad. Porque cuando peores son los momentos más cerca necesitamos tener a nuestra Madre. Nos se nos quita nada sin darnos a cambio.

Llegan los días grandes, llegan los días de la Virgen, Santa María del Águila Coronada, y Alcalá lo sabe.

Paloma Castillo González