CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

PROLAYA RECIBE UN NUEVO APOYO ECONÓMICO DEL GOBIERNO MUNICIPAL

El Gobierno local apoya a Prolaya con 15.000 euros en beneficio de la inclusión de personas vulnerables

Esta asociación trabaja por  el desarrollo personal y laboral de personas adultas con discapacidad intelectual y su entorno familiar.

MIEMBROS DE LA ENTIDAD DE PROLAYA, JUNTO CON LA
ALCALDESA DE LA CIUDAD
(IMAGEN DE ARCHIVO)
El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alcalá a través de su Junta de Gobierno Local ha aprobado conceder una subvención de 15.000 euros a la Asociación promotora laboral y asistencial Prolaya destinada a potenciar el desarrollo de actuaciones dirigidas a personas con discapacidad intelectual, orientadas a activar sus capacidades, habilidades y conocimientos, en un ambiente de convivencia adecuado.

El Ayuntamiento alcalareño tiene entre sus más fuertes prioridades  ayudar a las personas y familias más vulnerables. Así lo ha concretado la delegada de Servicios Sociales, Virginia Gil, quien ha adelantado que próximamente se firmará el convenio de colaboración mediante el que se concretan los objetivos de la subvención.

Prolaya es una de las asociaciones de trabajo social más conocidas de la ciudad y entidad de referencia a favor del desarrollo integral de las personas con discapacidad intelectual, impulsora de su plena ciudadanía y la de sus familiares, con la que el Ayuntamiento colabora anualmente con apoyo económico, así como en la coordinación de actividades.

Prolaya, que fue declarada de Utilidad Pública en el año 2011 por el Ministerio del Interior, se fundó en 1990 por un grupo de familiares de personas con discapacidad intelectual con la finalidad de promover, crear y gestionar centros ocupacionales y de empleo destinados a adultos, administrando en la actualidad el Centro de Día Ocupacional ‘Los Pinares’ con cuarenta plazas concertadas con la Junta de Andalucía.

En este centro realizan múltiples actividades en apoyo a la mejor calidad de vida de las personas adultas con discapacidad intelectual, desde el desarrollo personal, afectividad, autocuidado, habilidades sociales y autonomía personal, entre otros, a la transición a la vida laboral, con módulos de carpintería, poda y mantenimiento de plantas, artesanía y reciclaje, cocina, auxiliar de oficina… junto con servicios de comedor, transporte y actividades culturales de ocio y convivencia (senderismo, deportes, implicación en las actividades de participación ciudadana en la localidad, etc.).

Asimismo, disponen de un servicio de información y apoyo a las familias, entendiendo la visión global de la calidad de vida en el entorno, trabajando siempre por el compromiso hacia la igualdad de oportunidades y reconociendo el valor individual de cada persona y sus derechos, disposiciones plenamente reconocidas por el conjunto de la ciudadanía.