CONSEJO HDADES ALCALA

CONSEJO HDADES ALCALA

OCURRE EN ALCALÁ – NUEVA ILUMINACIÓN EN LAS SALAS DEL MUSEO DE ALCALÁ

Mejora en la eficiencia energética en el Museo de la Ciudad

El Museo de la Ciudad de Alcalá de Guadaíra ha estrenado estos días una nueva iluminación, una reforma que permite no sólo disfrutar de una forma más destacada de las exposiciones, sino también la mejora de los sistemas de conservación de las colecciones y a la vez la reducción del consumo de energía.

Este enclave de 15 años se ha convertido en un foco de la vida artística que fomenta la cohesión social con la historia de la ciudad y revitaliza la cultura local con las exposiciones temporales

El Equipo de Gobierno de Alcalá apuesta por la tecnología LED, la cual permite tanto un ahorro en el consumo eléctrico, como una mejora en la calidad lumínica, es decir un avance más en eficiencia energética. En este sentido, ha invertido 17.428,78 euros en este proceso de sustitución de las lámparas de descarga por la nueva iluminación LED (218 lámparas) tanto en las distintas salas de exposición como en el conjunto del edificio (zonas comunes, área administrativa, acceso, aula taller, etcétera).

El Ayuntamiento alcalareño incluye entre sus propuestas prioritarias el fomento de la eficiencia energética tanto para edificios como para alumbrado público y desde hace unos años va girando campañas de sustitución de luminarias en este sentido, para potenciar el uso de las tecnologías más eficientes energéticamente y más amigables con el medio ambiente.

El Museo de Alcalá de Guadaíra abría sus puertas el once de noviembre de 2005, a partir de la rehabilitación y adecuación de una nave de una antigua fábrica dedicada a la elaboración de productos derivados de la aceituna. Un espacio que, desde una situación periférica, se ha convertido actualmente en uno de los centros de la ciudad contemporánea, foco de la vida social y cultural de Alcalá.

Este enclave, ubicado en el Parque Centro con fachada a la calle Juez Pérez Díaz s/n, se encuentra dividido en dos plantas divididas en función de los usos. La planta baja dispone de una zona de atención al público y recepción de visitantes, desde cuya parte trasera se accede a la sala de talleres y a la zona de administración, compuesta esta última por dos espacios diferenciados de trabajo. La zona visitable general queda dividida en dos partes diferenciadas, la planta baja que recoge la exposición permanente de la historia de la ciudad, la cual está compuesta por cuatro salas diferentes, y la planta alta, totalmente diáfana, la cual está habilitada para albergar las exposiciones temporales.